martes, 23 de noviembre de 2010

INICIO

El siguiente trabajo de investigación estará destinado a profundizar nuestros conocimientos acerca de las adicciones; también nos interesaremos por sus causas, consecuencias y formas de recuperación.

Nos dedicaremos de lleno solo a las adicciones que consideramos más relevantes como el tabaquismo, el alcoholismo y la drogadicción. Además nos ocuparemos de averiguar cómo influyen estas adicciones en la sociedad y cómo modifican las relaciones familiares.
Nuestra principal fuente de información ha sido Internet, ya que es nuestro medio más accesible y además contiene los datos más actualizados. Hemos encontrado gran cantidad de material, por lo cual fue necesario clasificarla y seleccionar la que tuviera mayor contenido y que resultara de mayor interés.

Tabaquismo y salud

Tabaco y Salud es el resultado de muchos años de investigación sobre la problemática del Tabaco. Desde aquí, pretendemos disparar interrogantes, brindar información y acceder a diversos estudios sobre el tema, y también conocer gente interesada en participar ó dar a conocer este proyecto. La conquista del Nuevo Mundo  permite iniciarnos en la historia del tabaco. Al comienzo su utilización fue muy limitada y controversial. Durante más de dos siglos sus efectos o sea la patología generada fueron desconocidos por la clase médica pues  su prevalencia era francamente pequeña. Cuando su utilización se hizo mayor, los estados vieron en el tabaco una lucrativa fuente de ingresos, mejorando las economías de sus frecuentemente alicaídas cajas. Inicialmente la religión católica se oponía a que sus representantes y sus fieles utilizaran el tabaco y la política generalmente lo utilizó de muy diversas maneras hasta la actualidad. Los jóvenes, debido a su tradicional rol subordinado a las decisiones de los mayores que consideraban al tabaco como un producto de consumo de adultos, se incorporaron al mismo como un signo de rebeldía en épocas recientes, aunque luego de la incursión de las mujeres, con similares argumentos. Estas, según las sociedades, lo hacen a partir de la segunda mitad del siglo XX. Los conocimientos acerca del daño al fruto del embarazo es de adquisición relativamente reciente, pero absolutamente irrefutable. La inquietud médica a partir del conocimiento del daño producido por el tabaco, se trasladó al campo de la investigación de los componentes del mismo encontrándose más de 4.000 sustancias, muchas de ellas cancerígenas. Precisamente estos hallazgos comienzan a ejercer presión de la clase médica sobre los gobiernos,  que se ven en la necesidad de comenzar a reglamentar dicha actividad entre todos los actores involucrados. La legislación comienza a limitar muy tibiamente la actividad de la industria a través del control de la publicidad y con el fin de promover un medio ambiente aceptable, especialmente en los lugares de trabajo cerrados. En este aspecto, el concepto de tabaquismo pasivo y la concientización de la sociedad en su conjunto acerca del riesgo que corren los convivientes con fumadores, hace que los organismos de prevención y control sean escuchados cada vez con más fuerza. Las molestias, discapacidades y muertes ocasionadas por el tabaquismo pasivo o activo comienzan a ser pasibles de litigación hacia las tabacaleras o hacia los responsables de las empresas u organismos donde se permite compartir espacios de fumadores con aquellos que no lo son. Este tipo de controversias se está ejerciendo a través de los particulares damnificados o de las instituciones que han asistido o asisten las llamadas enfermedades tabaco-dependientes, para resarcirse de los gastos ocasionados. Como todas aquellas patologías en las que se conoce con bastante precisión, a través de la relación causa- efecto, el tabaquismo debe convocarnos a todos a prácticas de cesación que han demostrado ser eficaces. Como también sabemos que las mismas no son de acatamiento fácil, ya que estamos tratando una adicción, evidentemente la política más acertada en términos de salud a largo plazo, es ejercer la prevención primaria en niveles precoces de escolaridad.

Alcoholismo

Es una enfermedad que supone una intoxicación con alcohol etílico en forma prolongada y habitual y una dificultad para dejar de beber.

Durante los períodos de intoxicación se presenta un deterioro de la actividad y un aumento de la irritabilidad y de la agresividad.

Esta enfermedad comienza con un exceso en la ingesta de alcohol. La tolerancia significa que la persona se va acostumbrando a beber cada vez más y necesita ir aumentando la cantidad para obtener los mismos efectos a medida que pasa el tiempo. Durante este proceso, el individuo puede seguir haciendo su trabajo sin que nadie note que ha bebido.

La dependencia psicológica se manifiesta en:

* Predominio de beber por encima de otras actividades.

* La bebida ocupa el primer plano en la vida del sujeto; el resto ( familia, trabajo, recreación, etc.) ocupa un lugar secundario.

* Compulsión a beber, sin poder parar. En este momento no se da cuenta de que ya no controla la ingesta de la bebida, ya no puede detenerse y fracasa en cada uno de sus intentos de dejar de beber. Si consigue abandonar la bebida lo hace por un corto período, los síntomas de la abstinencia se presentan rápidamente y hay muchas probabilidades de que vuelva a beber.

* La máxima manifestación de la dependencia la representa la abstinencia. Esta se manifiesta a través de un malestar general, sensación de desazón, anhelo de beber, temblor de manos, vómitos, mareos, etc. que se calman con la primera gota de bebida. El delirium tremens es un estado psicótico agudo producido tras un cuadro de abstinencia repentina. Este cuadro comienza con un período de ansiedad, inquietud, incoordinación motora y finalmente, delirios y alucinaciones. (vive como si soñara despierto, se siente perseguido por animales e insectos). Esta sugestión lo lleva a sentir que su habitación se agrieta, el techo se derrumba; a estas sensaciones se le agregan: aumento de tensión, de la presión arterial, temblores, deshidratación; hasta que finalmente cae al suelo, presentando un cuadro del tipo epiléptico.

Un problema habitual del alcohólico es que no reconoce serlo. Las consecuencias que produce el exceso de alcohol son: trastornos en el sueño (que van desde insomnio hasta pesadillas), gastritis, pérdida del apetito, anemia, agitación, hipertensión, trastornos hepáticos y sexuales, epilepsias de origen tardío.

Entre los factores psicológicos encontramos: episodios de confusión, pérdida de la memoria, sensación de que la gente lo mira mal, que no lo comprende, dificultades para mantener relaciones estables (pareja, hijos, amigos, compañeros de trabajo)

Algunos factores sociales que se observan en el comportamiento del alcohólico son: desavenencias conyugales, violencia, accidentes en la carretera, pérdida del empleo por marcados ausentismos; en casos límites se ha observado el vagabundeo y el suicidio.

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, cuando su concentración en la sangre se eleva, puede producir depresión y paros respiratorios y por este camino, la muerte.

Los jóvenes que consumen alcohol tienden a deshinibirse y a ejecutar acciones que habitualmente les avergonzarían: cortejar a una chica, entablar un diálogo o enfrentar una situación difícil. En un primer momento el alcohol actúa como euforizante, da coraje, reduce tensiones, etc. pero su efecto posterior es inverso, provocando estados de tristeza, ansiedad y depresión. El uso y abuso del alcohol se asocia con problemas emocionales y sociales, aunque los hijos de padres alcohólicos tienen una alta predisposición genética al consumo.

El alcoholismo es una enfermedad que no se cura, pero sí se rehabilita. El tratamiento consiste en dietas de desintoxicación y especialmente terapias individuales y grupales tanto para el enfermo como para su grupo familiar, ya que todo alcohólico está inmerso en una familia que necesita ayuda.

Manifestaciones
Los afectados pueden presentar algunas de las siguientes características:
  • Beber alcohol dos o tres veces a la semana
  • Tomar solo o a escondidas
  • Dejar pendientes compromisos o actividades por beber
  • Necesidad de tomar alcohol para estar tranquilo
  • Llegar con frecuencia a la embriaguez
  • Tener problemas familiares, sociales o laborales debido a las consecuencias de beber
  • Problemas sexuales en el hombre (alteraciones en la erección)
  • Falta de menstruación (sangrados mensuales en la mujer)
  • Alteraciones en el tracto gastrointestinal (agruras, sangrado, dolor)
  • Anemia (palidez)
  • Desnutrición

Las drogas y sus consecuencias

El consumo de drogas, legales e ilegales, constituye un problema de salud pública muy importante. Los riesgos y daños asociados al consumo varían para cada sustancia.
Además, es necesario tener en cuenta las variables personales como el grado de conocimiento o experiencia del usuario, su motivación, etc. y las propiedades específicas de cada droga así como la influencia de los elementos adulterantes.
Lo que hace que una adicción sea una adicción nociva es que se vuelve en contra de uno mismo y de los demás. Al principio se obtiene cierta gratificación aparente, igual que con un hábito.
Pero más temprano que tarde su conducta empieza a tener consecuencias negativas en su vida. Las conductas adictivas producen placer, alivio y otras compensaciones a corto plazo, pero provocan dolor, desastre, desolación y multitud de problemas a medio plazo.
Las consecuencias negativas asociadas a las adicciones afectan a muchos aspectos diferentes de la vida de una persona. Estas consecuencias son muy diversas y pueden agruparse en dos grandes grupos:
Según El Tipo
Salud: el consumo de drogas origina o interviene en la aparición de diversas enfermedades, daños, perjuicios y problemas orgánico y psicológicos. Por ejemplo: Hepatitis, Cirrosis, Trastornos cardiovasculares, Depresión, Psicosis, Paranoia, etc.

Salud psíquica: Los adictos suelen padecer una amplia gama de trastornos psicológicos, como estados de ánimo negativos e irritabilidad, actitudes defensivas, pérdida de autoestima e intensos sentimientos de culpa.

Salud Física: La adicción suele conllevar la aparición de multitud de síntomas físicos incluyendo trastornos del apetito, úlcera, insomnio, fatiga, más los trastornos físicos y enfermedades provocadas por cada sustancia en particular.

Social: Los adictos a drogas, con frecuencia se ven envueltos en agresiones, desorden público, conflictos raciales, marginación, etc.
Cuando se comienza a necesitar más a las drogas que a las otras personas pueden arruinarse o destruirse las relaciones íntimas y perderse las amistades. Se puede dejar de participar en el mundo, abandonar metas y planes, dejar de crecer como persona, no intentar resolver constructivamente los problemas y recurrir a más drogas como "solución".
El abuso de las drogas puede también perjudicar a otros, por ejemplo: el dinero con que son pagadas las drogas puede privar a la familia de satisfacciones vitales como comida o ropa. El discutir los problemas y situaciones de la adicción puede generar conflictos familiares. Las reacciones violentas a las drogas pueden llevar al usuario a cometer asaltos e incluso asesinatos. Si una mujer embarazada toma drogas sin control médico puede ocasionar malformaciones genéticas en el nuevo ser que está en gestión.

Legal: Abusar de las drogas es contra la ley. Los ofensores (tanto los que experimentan como los que se dedican al consumo de drogas) corren el riesgo de tener que pagar multas y/o ser encarcelados. Un arresto puede significar vergüenza, interrupción de los planes de vida, antecedentes penales. Ciertas drogas pueden desencadenar una violencia incontrolable y conducir al usuario a crímenes que son severamente punibles por la ley.

Economía: dado el ingente volumen de dinero que mueve el mercado de las drogas y el narcotráfico, tanto los consumidores como los países contraen importantes deudas; se crean bandas organizadas; se produce desestabilización económica nacional, etc. El uso continuo de drogas puede ser muy caro, ya que sus costos se elevan a cientos y, en ocasiones, a miles de dólares por año. Para sostener su hábito muchos usuarios recurren al crimen. Al destinar la mayor parte del dinero a comprar las drogas, apenas queda dinero para otras cosas. Los ahorros se agotan y suele aparecer el endeudamiento. A veces para poder sufragar los gastos de la adicción se ve obligado a recurrir a actividades ilegales.

Relaciones: La relación con la familia, amigos o pareja se altera, aparecen discusiones frecuentes, desinterés sexual, la comunicación se interrumpe, hay pérdida de confianza, alejamiento, etc.

Trabajo: Cuando una persona tiene una adicción suele restarle tiempo a su trabajo para buscar la droga o recuperarse de su uso, suele llegar tarde, hay menor productividad, deterioro de la calidad del trabajo o pérdida del propio trabajo.

Conducta: Como conseguir y usar la droga se ha vuelto casi más importante que ninguna otra cosa, los adictos se vuelven egoístas y egocéntricos: no les importa nadie más que ellos mismos.


Según El Nivel
Individual: son los daños experimentados por el propio consumidor de drogas.

Comunidad: el consumo de drogas genera multitud de consecuencias negativas para la familia del drogodependiente, sobre los amigos, los vecinos, etc.

Sociedad: en la sociedad produce efectos sobre la estructura y organización de la misma (aumento de las demandas en los servicios de salud, incremento de la inseguridad ciudadana por delitos contra la propiedad, presencia del crimen organizado a través de las redes de narcotraficantes.

Efectos de la droga en la familia:

Con frecuencia los miembros de la familia cesan de actuar en forma funcional cuando tratan de lidiar con los problemas producidos por la droga en un ser querido, algunos niegan que exista algún problema, bloqueando sus propios sentimientos (de igual modo que el adicto a la droga). Otro de los miembros de la familia tratan de encubrir los errores cometido por el adicto a la droga. El encubrimiento ocurre cuando un miembro de la familia rescata al adicto o le ayuda en la obtención de la droga. Uno de los cónyuges quizás trate de ocultar a los hijos la adicción a la droga de su pareja.
Los miembros de la familia que niegan que exista un problema o permiten que el adicto continúe con el uso de la droga se consideran codependientes.
La droga puede controlar la vida del adicto y la conducta de los miembros de la familia y otros seres queridos. La negación, el encubrimiento y la codependencia agravan el problema. Los miembros de la familia deben buscar tratamiento para su salud emocional y otros factores que giran alrededor del problema de la droga.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Como se pueden curar estas adicciones ?

Tratamiento para desintoxicación

Siempre se dice y hay tanto escrito para hacer contra las adicciones, pero al parecer todo se queda escrito, no porque los tratamientos no sean efectivos sino por que los han aplicado en personas que no quieren dejar de ser consumidores y es probable que esos tratamientos sean excelentes, en muchos casos han funcionado; pero la mejor manera para que un drogadicto deje las drogas es que sea él mismo quién tome la decisión para combatir el problema, que reconozca que es drogodependiente y sea él quien encuentre la raíz de su adicción, sin que se sienta presionado o juzgado por los demás, pero lo más importante es que quiera dejarla por su propia iniciativa, sin ninguna obligación e imposición; porque lo que sí puedo decir es que cuando se obliga ó se le impone algo a una persona es muchísimo más complicado que lo hagan y más aún en este caso de la drogadicción que es más complejo; razón por la cual este manual va dirigido a los adictos, en lugar de las personas que intentan ayudar a los adictos.

Este es un manual que te va guiar para salir del problema que te angustia y no te deja vivir completamente feliz, cambiaras la percepción que tienes de la vida, para que ésta deje de ser un suplicio para ti y pase a transformarse en un placer, y poder de una vez y para siempre, disfrutar el enorme placer de estar vivo.

Los fundamentos figurados del manual positivo Para curar la  adicción a drogas gira en torno a las posibilidades de la creatividad como motor de aprendizaje, desarrollando una metodología activa y creativa, por medio de actividades de formación que permiten cambiar tu mundo, te llevan a la reflexión, y que te lleva a perfeccionarte con diversos métodos de apoyo con respecto al crecimiento y desarrollo personal.